Efraín Méndez Corrales, born in San José ,Costa Rica in 1982, he has studied Painting and Engraving in the University of Costa Rica and  in the “Taller Experimental de Gráfica “at Havana Cuba. In 2004 He made his first individual exhibition in the lobby of the Popular Theater Melico Salazar. From year 1997 He participated in several group shows.In 2008 He displayed in the National Gallery of C.R, the exhibition: “Anonymous”, paintings that identify the subjects that the artist with his search of the collective and individual identity has worked. This same year he exhibit at the Amón gallery of contemporary Art, his third individual exhibition, titled: El cerco. In these works he searches a reflection on how the people define their identity. This work has a psychological connotation of the real and imaginary limits.

"La infancia como el invierno es una época lluviosa" Fabulas de Invierno

Una de las primeras etapas que atravesamos durante la infancia es la fase del pensamiento simbólico. Aquí es donde se llevan a cabo las primeras tentativas relativamente desorganizadas e inciertas de tomar contacto con un mundo nuevo y desconocido de símbolos en el entorno. Mediante juegos imaginarios se inicia la adquisición sistemática del lenguaje y la aparición de una función simbólica en los objetos y situaciones que rodean a los niños. El niño se basa en los datos perceptivos y en el pensamiento intuitivo para ir consiguiendo su estabilidad, poco a poco en este periodo de la infancia se consigue crear una estructura de agrupación, de razonamiento, de operaciones lógicas y sobre cosas manipulables. Se encuentran caminos diversos que llevan a un mismo punto. El Yo del infante comparte realidad y entorno con un periodo de juego y de fantasía, el acontecer diario se mezcla con cuentos y fabulas, mediante su exaltada fantasía dota de vida a los objetos, todo lo inanimado puede tomar vida, se crean amigos y situaciones imaginarias: un mundo psicológico para el sí mismo que permea toda situación que lo rodee. Busco construir en esta serie de pinturas "Fabulas de inverno" vínculos con mi infancia, actuar desde infancias ajenas que permitan apropiarme de la inocencia y de la pureza intuitiva de éste periodo para dar a las pinturas un sentido de crecimiento y germinación de la identidad que empezamos a formar desde el acontecimiento de la niñez. El paisaje y el color revelan el estado anímico y emocional de las niñas y niños que actúan en los cuadros. La serie fabulas de invierno se puede interpretar como una única historia, una fabula narrada por niñas y niños recurrentes en situaciones cotidianas, de juego, de introspección, de creación e imaginación.

La fantasía de la imaginación. Quimera.

La palabra fantasía designa a la facultad que permite imaginar hechos, situaciones y personajes inexistentes, el proceso mediante el cual se reproducen con imágenes los objetos del entorno. La fantasía, establece un grado superior de la imaginación capaz de dar forma sensible a las ideas y de alterar la realidad, toma sus componentes de la realidad interna y externa y la transforma creando una realidad distinta. Sigmund Freud identifico la fantasía como la actividad psíquica que está en la base del juego de los niños y en el arte de los adultos. Tanto el juego como el arte ayudan al individuo a soportar una realidad atravesada por conflictos emocionales y contradicciones sociales. La antítesis del juego es la realidad. Y aunque el niño distingue muy bien la realidad del mundo y su juego, le gusta apoyar objetos y circunstancias que imagina en objetos tangibles y visibles del mundo real. La actividad lúdica de los niños, la fantasía y la creatividad, le permiten reafirmar su identidad individual y colectiva. La exposición: Quimera, hace una reflexión sobre la fantasía, abordo en las pinturas directamente el tema, creando estos paralelismos que se pueden dar mediante la conjugación de la realidad interna con la externa, esto además por constituir uno de mis hábitos cotidianos.